Desarrollo de habilidades socioemocionales para ser exitosos en su campo laboral

Por Karla Vera, Decana

Un mundo progresivamente más mecanizado y automatizado, requiere de profesionales capacitados en un mayor conocimiento tecnológico y orientados a la productividad, sin embargo, esto debe acompañarse de ciertas habilidades que hoy toman mayor relevancia, como son las habilidades blandas (soft skills) o habilidades socioemocionales, la que permiten de manera efectiva marcar una diferencia a nivel laboral, siendo imprescindibles en profesiones cuyas carreras se orientan al servicio, donde las relaciones interpersonales son parte de su cotidianeidad. En este sentido, las personas no pueden ser reemplazadas por sistemas automatizados. El poseer habilidades blandas tales como, adaptabilidad, resiliencia, trabajo en equipo, comunicación efectiva, proactividad, creatividad y autonomía en la toma de decisiones y resolución de problemas, permite fortalecer el desempeño profesional.

Las habilidades al interior de las aulas se trabajan a través de metodologías activas de enseñanza-aprendizaje, simuladas o reales, que demandan esfuerzo y participación de los estudiantes, desarrollando trabajos colaborativos, usando metodologías de aprendizaje en base a proyectos, resolución de problemas, reforzando la comunicación efectiva desde el ingreso a su carrera, siendo en definitiva protagonistas de su aprendizaje, promoviendo actividades que permiten en los estudiantes generar autoconfianza, conocerse, mejorar su autoestima y generar un cambio positivo, conectándose con las personas, con sus metas y desafíos.

Los estudiantes, cuando ingresan a la universidad, vienen con habilidades entregadas en su núcleo familiar, las que como facultad debemos procurar seguir desarrollando, potenciando y perfeccionando. Este proceso de aprendizaje de habilidades blandas es extenso y debemos no solo entregar las herramientas, sino también asegurar la articulación de estas habilidades con las habilidades duras de cada una de las profesiones, acercándolos a la experiencia laboral.

Bajo esta premisa, es que las actividades que realiza la Facultad en Vinculación con el Medio y que son parte del Plan de Estudios, tienen una bidireccionalidad, es decir, por una parteentregamos un servicio a la comunidad y, por otra, existe un relacionamiento sistemático y real, que permite fortalecer el desarrollo de habilidades socioemocionales, colocando en práctica los conocimientos y destrezas de los estudiantes, generando un aprendizaje experiencial.

Las metodologías activas, como las mencionadas anteriormente, buscan mejorar la comunicación oral y escrita, y con ello, la escucha activa y la argumentación de los estudiantes, dando así espacios para reflexionar. A lo largo de su formación, existen oportunidades para potenciar los trabajos colaborativos, donde la comunicación efectiva es importante; además, se generan instancias que permiten a los estudiantes disponer de su tiempo y fijar un ritmo de estudio a través de lecturas previas, aplicando en las aulas, por ejemplo, clase invertida, lo que permite generar autonomía y responsabilidad en su aprendizaje, diálogo e interacción social y promueven, a su vez, la resolución de problemas y el pensamiento crítico.

En la experiencia de retroalimentación con empleadores, las habilidades blandas son hoy el aspecto mejor y más valorado al momento de buscar y obtener un empleo. La capacitación y desarrollo de estas, debe considerar también, capacitación a los docentes que trabajan con estas metodologías, de manera que se sientan empoderados en su rol y permitan la formación de profesionales íntegros, con un buen balance en su formación profesional, como fuente laboral calificada y formación de habilidades socioemocionales, de manera que puedan pasar el tamiz selectivo y asegurar su inserción laboral. La Facultad, como parte de su proceso de mejora continua, está consciente de esta necesidad que exige el ámbito laboral y busca perfeccionar e introducir nuevas metodologías que permitan continuar desarrollando estas habilidades